¿Quién está en línea?

En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 128 el Dom Jul 21, 2013 6:19 pm.

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas

» La historia del Mundo en dos horas.
Ayer a las 5:01 pm por Alberto Ortoll

» MOHO DE ÓRGANOS
Ayer a las 6:59 am por Alex

» Lugar correcto de bomba de agua
Miér Oct 22, 2014 10:27 pm por bettanoob

» Maldivas: el paraíso del buceo
Miér Oct 22, 2014 9:41 pm por iskra

» Apoyo para crear nuevas fichas de enfermedades.
Miér Oct 22, 2014 9:27 pm por iskra

» Mi nuevo amigo mojado
Miér Oct 22, 2014 9:06 pm por iskra

» Como realizar plantado con sustrato nutritivo en acuario ya iniciado?
Miér Oct 22, 2014 8:51 pm por iskra

» Presentándome.
Miér Oct 22, 2014 8:39 pm por iskra

» Perdió el Chivas
Miér Oct 22, 2014 8:29 pm por iskra

» venta de cherrys
Mar Oct 21, 2014 7:30 pm por crystalblack

» Mi pareja de Ramirezis y sus alevines!
Dom Oct 19, 2014 2:42 pm por king_Velez

» Bonito vídeo en lo profundo del mar, vida de criaturas alienigenas.
Vie Oct 17, 2014 8:35 am por Alex

» Planeta Océano - La película - Español.
Miér Oct 15, 2014 8:55 pm por Alberto Ortoll

» Hermosa Naturaleza - Mar profundo - HD 1080p.
Miér Oct 15, 2014 7:12 pm por Alberto Ortoll

»  IMAX - Oasis Marino.
Miér Oct 15, 2014 2:36 pm por Alberto Ortoll

Temas importantes

temas marinos

Galería


Mejores posteadores

Alex (2261)
 
killie (2161)
 
iskra (1263)
 
AZTEKACHINGON (535)
 
Mancera (479)
 
Krieg (471)
 
Fer (332)
 
Nemo (280)
 
roberthoo (251)
 
vacm303 (220)
 

AcuarioVideos


facebook

Calculadora de cuantos litros

Ancho en cms:
Largo en cms:
Altura en cms:

Iguana verde

Comparte

Fer
Novato
Novato

Masculino
Mensajes: 332
Mejores respuestas: 7
Fecha de inscripción: 04/04/2011
México

Iguana verde

Mensaje por Fer el Vie Jun 10, 2011 7:12 pm

Cuidados de la Iguana verde

Las Iguanas son reptiles pertenecientes a la familia Iguanidae que presenta especies de muy diversas formas y tamaños, desde la gigante iguana marina de los Galápagos, hasta los minúsculos anolis, muy comunes en las selvas de México. Se conocen 40 especies de iguanas. En México habitan 20 de estas especies, pertenecientes a los géneros Ctenosaura, Dipsosaurus, Iguana y Sauromalus (Reynoso, et al. 2010). En México, las especies de mayor tamaño y las más utilizadas tanto para consumo como para mantener como mascotas son: Iguana verde (Iguana iguana), e iguana negra o garrobo (Ctenosaura pectinata).


Anolis cubano

De la iguana negra podemos decir que es una especie que se localiza desde el norte de Sinaloa hasta Chiapas; en las Islas Isabel y Tres Marías en el Océano Pacífico, en Durango, Zacatecas, Morelos y Puebla. Se clasifica de manera taxonómica en la clase Reptilia; subclase Lepidosaura; orden Squamata; suborden Lacertilia; familia Iguanidae; subfamilia Iguaninae; género Ctenosaura y especie pectinata (Arcos Jl. Et al 2005), actualmente los usos de la iguana negra son diversos; entre ellos destacan: Alimentación, medicina rural, bisutería, adornos y mascotas (Arcos et al. 2002), aunque su popularidad no se compara con su pariente cercano, la iguana verde. Cabe mencionar que el bajo precio de venta de la iguana se debe a la práctica o costumbre actual de las comunidades rurales de cazar iguana negra en vida libre, lo que les permite fijar un precio de venta muy inferior al que sería en criaderos permitidos por la SEMARNAT (Arcos et al. 2002).

Ahora si entrando al tema la iguana verde (Iguana iguana), es sin duda uno de los animales de compañía no tradicionales, más populares en México, tiene un rango natural que abarca desde México hasta Sudamérica, habitando en bosques tropicales, donde vive en el estrato arbóreo, presentando actividad diurna. Es un animal principalmente folívoro o herbívoro estricto (Lara López y González Romero, 2002), y muy importante, es solitario, a excepción de la época de reproducción (Yarto JE,).


En su estado adulto, puede llegar a pesar hasta 12 kilos (4 a 24 libras) y pueden llegar a medir hasta 2 metros (6 pies) de la punta del hocico a la punta de la cola (Longitud Hocico cola) Su cuerpo es robusto: con 4 fuertes patas provistas de uñas duras y afiladas. Su piel es seca. Con escamas pequeñas y puntos como espinas alrededor del cuello. Con una glándula (pápula) bien desarrollada debajo del "oído" (membrana timpánica) y una gran "meralla" (papada ó pliegue gular) en la garganta: con una cresta de 'PUAS' en forma de peine, que recorren todo su cuerpo hasta la punta de la cola, siendo más largas en el área del cuello. Tienen muy buena visión y un buen "oído"; son de hábitos diurnos (solo andan de día, con una cola larga que utilizan como timón al nadar ó como 1 látigo para defenderse de sus enemigos. EI color de su cuerpo va desde un verde brillante (cuando son jóvenes) a un pardo grisáceo (cuando son adultas), con rayas negras transversales marginadas en ocasiones de color amarillo ó verde turquesa en el cuerpo.

Este tipo de iguanas tienen una longevidad en cautiverio de entre 13 a 29 años, aunque por desgracia cuando el alojamiento y los manejos médicos no son adecuados, estos son responsables de muertes a edades tempranas (Yarto JE).


Necesidades de alojamiento

Las iguanas habitan en ambientes tropicales y subtropicales del Continente Americano. Son de hábitos arborícolas y terrestres, gustan de vivir entre las rocas como Ctenosaura pectinata, aunque también se le encuentra en la copa de los árboles, donde predomina Iguana iguana. Para escapar de sus depredadores las iguanas se mimetizan en el ambiente. De acuerdo a esto, el ambiente de los confinamientos es un factor importante para tener éxito en el manejo de la especie en cautiverio. La confianza y seguridad de los ejemplares dependen del factor ambiente, el comportamiento puede modificarse y afectar a solo algunos o a la población completa al someterlos a un severo estrés, que en casos extremos los puede llevar a la muerte (Casiano González 2006).

Al ser arbórea, la iguana verde requiere de instalaciones con una elevación alta, ya que las alturas bajas suelen ser estresantes para ellas, por lo que se aconseja que dentro del albergue estos reptiles puedan ascender por las ramas que se coloquen en vertical, para que la parte superior donde descansen y pasen la mayor parte del tiempo, esté a una altura de al menos 2 metros (Yarto JE,). Las estructuras de soporte y sitios para percha de las iguanas pueden realizarse con troncos secos (con horqueta), de 2 a 2.5 m de altura, ramas y/o bejuco de 2 m de longitud aproximadamente (Casiano González, 2006). La ambientación natural resulta ser mucho mejor con plantas que siempre están verdes y que tienen una buena cubierta vegetal. Esto es muy importante porque de esta manera se provee de sitios de termorregulación y proporciona seguridad a los ejemplares. Las plantas a seleccionar son aquellas que no son tóxicas para los ejemplares, preferentemente que no sean parte de la dieta para mantener vivas a las plantas (Capulín, Almendro, Bugambilia, Guaje, tamarindo).


Lo antes mencionado es un escenario ideal para esta especie, ya que los acuarios de vidrio no son adecuados para mantener los rangos de temperatura necesarios, y las jaulas de malla de alambre además de lo anterior, ocasionan problemas traumáticos frecuentes en las iguanas (Yarto JE,).

En la parte superior de las ramas o troncos que se utilizan como parte del alojamiento y del enriquecimiento ambiental, debe haber una superficie suficiente para que el habitante del terrario se pose cómodamente, por lo que es importante considerar el tamaño adulto que alcanzan las iguanas verdes (en ocasiones hasta 2 metros o más de la nariz a la punta de la cola). Dentro del diseño del terrario, también es importante considerar que un albergue con los 4 lados expuestos (por ejemplo las jaulas con malla de alambre o los acuarios de cristal), no permiten al reptil contar con un lugar para esconderse y descansar sin ser observado, lo cual de igual manera intensifica el estrés del cautiverio (Yarto JE,).

No se debe olvidar incluir en el terrario un comedero, un recipiente para beber y termo higrómetros (Reynoso et al. 2010).

Temperatura del terrario

Las iguanas pasan la mayor parte del tiempo tomando “el sol”, ya sea de forma natural o artificial, así que después de ingerir el alimento, tienden a regresar de inmediato a la zona de mayor temperatura para llevar a cabo las funciones metabólicas y de absorción del alimento, la función y estimulación del sistema inmunológico, y el equilibrio ácido-básico entre otros procesos fisiológicos (Yarto JE,).

La temperatura a la cual las lagartijas tienen una tasa metabólica adecuada para mantener la homeostasis, se conoce como zona de temperatura óptima preferida (ZTOP) o zona termo neutral. Esto quiere decir que esta especie tiene como todos los reptiles, una temperatura óptima en la cual la función fisiológica se encuentra en su pico más alto (Yarto JE,).

Los rangos de temperatura ambiental para las iguanas verdes, fluctúan entre 29 y 34 grados C, (dependiendo de la literatura que se consulte), para una efectiva fermentación durante el día; esta temperatura debe disminuirse de 5 a 10 grados C durante la noche, para simular un ciclo natural. A temperaturas bajas de alojamiento, ocurren efectos adversos en la asimilación de los alimentos (Reynoso et al. 2010) como: la putrefacción y no la digestión del alimento en el tracto digestivo (Yarto JE,).

Por tanto el terrario debe contar con una fuente de calor que mantenga los rangos de temperatura antes señalados, y una opción factible son las lámparas de rayos infrarrojos, cerámicas, placas o mangueras térmicas (Reynoso et al. 2010)), las cuales se ajustarán a la distancia a la que logren calentar la superficie de reposo de las iguanas a la temperatura ideal, y tendrán la potencia de acuerdo con el tamaño del albergue.

Hay que recalcar que los animales arbóreos buscan siempre estar lo más cerca posible de la fuente de calor artificial, lo que predispone a lesiones severas por quemaduras de 3er grado (Yarto JE,). Motivo por el que están prohibidas en el terrario de una iguana las Piedras calefactoras, además los focos incandescentes y cerámicas deben tener una protección para evitar el contacto con la mascota y prevenir la posibilidad de quemaduras.

Particularmente uso foco Sun glo de 100 watts, que me ayuda a mantener la temperatura en 30°C y proporciona rayos UvB, hay que cambiarlo dos veces por año y placa térmica de Petmmal de 36X14 cm.


Humedad

La humedad es la otra constante que se asocia estrechamente con la temperatura, ya que la primera tiene un impacto directo sobre el índice de calor. Una humedad para las especies tropicales como la iguana verde, debe fluctuar entre 60 % a 90 %, y es importante mencionar que con un índice de calor más elevado y una humedad también más alta, es esencial que el terrario cuente con una ventilación adecuada para evitar el crecimiento de microorganismos patógenos (Yarto JE,). De preferencia la humedad deberá tomarse cerca del piso, y mientras más plantas tengamos será más fácil mantener la humedad en los terrarios, otra forma de mantenerla y aumentarla consiste en rociar con agua el terrario varias veces al día, mojando el sustrato o colocando una fuente de calor debajo del recipiente de agua de bebida (Reynoso et al. 2010).

Iluminación

En referencia a la iluminación del vivario, y al tipo de radiación que las iguanas verdes requieren, debemos recordar que en cautiverio, y principalmente cuando se alojan en interiores, las lagartijas en general necesitan exponerse a los rayos UVB del sol, sin ningún tipo de barrera física (cristales o acrílicos), al menos 2 a 3 veces por semana, además de la iluminación artificial con rayos UVB, los cuales son indispensables para la síntesis de la vitamina D3 y la absorción y el metabolismo del calcio (Reynoso et al. 2010; Yarto JE,).

Material de cama

Se debe elegir uno que cumpla con los siguientes requisitos: no ser tóxico, ser fácilmente digestible, absorbente y fácil de limpiar (www.vetex.es). En este rubro también se considerará el factor económico, el cual depende de cada propietario. Existen comercialmente materiales de cama para reptiles y otros animales no tradicionales, y algunos de ellos contemplan varios de estos puntos (Yarto JE,).
Dentro de los sustratos recomendables que cubren los rubros de mantener el terrario limpio, transmiten bien el calor, y ayudan a mantener un buen grado de humedad son: fibra de coco, peat moss (que permite también tener plantas naturales), papel periódico y pasto sintético.


Los sustratos que no se pueden usar en el terrario para iguana son: arena, grava, tierra y cortezas, ya que son difíciles de limpiar o lavar y pueden ser ingeridas por el animal causando problemas severos de salud (Reynoso et al. 2010)

Alimentación y dieta

Desde luego que al ser herbívoras, las iguanas verdes tienen un alto requerimiento de follaje, plantas y pastos que contengan la fibra necesaria. De hecho, los herbívoros como este tipo de iguana, son fermentadores posteriores, y solo se encuentran en las áreas tropicales donde las altas temperaturas ambientales facilitan la fermentación.

Los requerimientos dietarios para las iguanas son: 22 % a 26 % de proteína (en base seca) para las iguanas verdes juveniles, y un 15 % a 17 % de proteína (en base seca) para los las iguanas adultas, que no están en reproducción. Lo anterior, además se complementa con fibra cruda de 6 % a 10 % y FAD (fibra ácido detergente) de 10 % a 18 % (Yarto JE,).

La dieta para iguanas verdes debe contener una relación de calcio: fósforo de 1.5:1 a 2:1, además no es necesario incluir vitamina D3 ya que no es efectiva (Reynoso et al. 2010). Las dietas comerciales para iguanas que cumplan con estos requerimientos, deberían ser usadas como una parte de la alimentación, y no como único alimento, pero sí considerar que su inclusión al programa diario de alimentación de este tipo de lacertílidos, es indispensable.

En un estudio hecho por Lara López y González Romero en el 2002 se encontró que la iguana verde se alimenta principalmente de hojas (preferentemente maduras) a lo largo del año, y solamente consumen flores frutos y semillas cuando estas están disponibles en diferentes épocas del año, destacando las hojas de Ipomoea sp y Tabebuia rosecea.
Enseguida, se presenta una lista de vegetales y hojas verdes que se recomiendan para complementar la alimentación en las iguanas verdes:
Diente de león, flor de calabaza, pimientos, nopal, alfalfa, variedades de calabazas, melón, nabo, en menor cantidad: Toronja y mango (Sin cáscara) y se podrá poner una vez cada 2 semanas: apio, zanahoria, tomate rojo, col y brócoli (Reynoso et al. 2010) En México, se suelen agregar otro tipo de vegetales como acelgas, berros, verdolagas, etc., siempre y cuando se aporten en una mezcla y en proporciones iguales para evitar la selectividad y con ello el desbalance en la ingestión (Yarto JE,).

Alimentos prohibidos

Los alimentos prohibidos en la alimentación de la iguana verde, por su alto contenido en ácido oxálico, cítricos, carbohidratos de fermentación rápida y proteína animal (las proteínas de origen animal conducen a disfunción hepática y ejercen una fuerte presión en los intestinos que no pueden procesarlas adecuadamente) son: perejil, espinacas, cilantro, coliflor, acelgas, aguacate, uvas, moras, mandarina, limón, piña, ciruela, plátano con cáscara, fresas, todas las frutas secas, insectos y comida para perros (Reynoso et al. 2010)

Manejo físico

Las iguanas se sujetan con una mano alrededor del cuello y del cinturón torácico, y con la otra se inmoviliza la pelvis y los miembros posteriores.
Nunca se debe sujetar a las iguanas por la cola, a menos que sea en la base, debido a que presentan un mecanismo de defensa llamado autotomía, el cual consiste en desprender la misma al sentirse amenazadas (Yarto JE,).
Algunas recomendaciones para disminuir y/o evitar el estrés en los ejemplares
-Hacer el manejo de los ejemplares por la mañana, cuando éstos aún están fríos.
-Cuando se trate de manipular ejemplares, el manejador debe de tener la seguridad de hacerlo.
-Cubrir los ojos con un paño.
-Sujetar la boca con una liga o correa.
-Cuando es necesario inmovilizar al ejemplar, se puede utilizar vendas, piolas, cordeles, cintas auto-adheribles (pega-pega), ligas, correas, etc., pero éstas no deben hacer demasiada presión sobre el ejemplar.
-No hacer mucha presión con las manos al sujetar y manipular al ejemplar.
-Evitar confrontar a los ejemplares, en su caso, desviar la mirada y esperar a que el ejemplar se relaje.

Identificación del sexo

Las iguanas juveniles no tienen diferencias fenotípicas que nos indiquen su sexo, y sólo mediante histología gonadal podría verificarse este con certeza. La aparición de los rasgos diferenciales está relacionada con el tamaño de la iguana más que con la edad (de hecho hay iguanas que crecen más rápido que otras aún de la misma nidada en igualdad de condiciones). La mayoría de especialistas citan que una iguana macho alcanza su madurez sexual entre 2 y 2.5 años, aunque las diferencias se comienzan a notar entre los 15 y 17 meses (Pulido et al. 2006).

En los machos adultos Los músculos maseteros (encargados de contraer la Mandíbula) situados cranealmente a la región del oído aumentan en tamaño; Este aumento se ve acompañado con el del tamaño de las escamas subtimpánicas, y de la cresta dorsal, sobre todo en la zona del cuello (Pulido et al. 2006). Tienen una cola más ancha en la base porque albergan los dos hemipenes, además de presentar espinas dorsales más altas, papada más grande, y poros femorales más grandes y desarrollados que las hembras (Yarto JE,). La cola puede ser más de tres veces más larga que la longitud nariz-cloaca. En general, los machos poseen un color más brillante, algunos de ellos mostrando un color anaranjado durante la época de reproducción.

Diferenciar una iguana hembra de un macho es fácil cuando ambos ya son ejemplares adultos, ya que una iguana hembra carece de todos los signos que caracterizan a una iguana macho que ya se han citado. Sus cabezas son más pequeñas y delgadas (carecen de los abultamientos de la cabeza y las hinchadas escamas subtimpánicas). Los poros femorales son bastante pequeños y el bulto hemipeniano no existe. En general, podríamos decir que las iguanas hembras poseen cuerpos más esbeltos y delgados que los machos. Las iguanas hembra, también experimentan cambios físicos y conductuales durante el periodo de estro: Independientemente de que se haya apareado o no, una hembra sana y madura suele liberar folículos de sus ovarios. Esta situación es conocida como estar grávida. Su piel adquiere tonos anaranjados sobre las patas y/o en la región abdominal, aunque estos cambios de color no suelen ser muy llamativos (Pulido et al. 2006).

Conducta copulatoria (Tomado de Pulido et al. 2006)

El periodo de receptividad sexual se presenta en iguanas que han alcanzado la madurez sexual y se repite año tras año siempre de manera estacional. Puede durar desde semanas hasta meses lo cual por lo general puede ocurrir de octubre hasta enero o febrero, y es difícil determinar cuándo una iguana en cautiverio entrará en estro, ya que esto depende de muchos factores como la temperatura, fotoperiodo, características individuales del ejemplar como talla y peso (Mader, 1996).

Durante la cópula el macho agarra el cuello o la cabeza de la hembra con sus dientes, sujetando al mismo tiempo la cola de la hembra con una de sus patas traseras. El macho balancea la cabeza de lado a lado. La copula puede durar de uno a veinte minutos. Un macho dominante generalmente se aparea con un grupo pequeño de hembras que pueden llegar a cinco (López, 1993).

La hembra almacena el esperma del macho y la fecundación de los huevos se produce en sus oviductos en el tercio craneal, antes de que los huevos queden encapsulados en sus cascarones lo que ocurre en el tercio distal. Como las hembras almacenan esperma, siempre existe la posibilidad de que una puesta de huevos que se realiza mucho tiempo después del apareamiento sea fértil (Hatfield, 2000).

A medida que se desarrollan los huevos, la iguana va perdiendo el apetito, y sus piernas y cola adelgazan significativamente (López, 1993). El abdomen aumenta considerablemente de tamaño hasta el punto de que los huevos pueden ser palpados exteriormente. En algunas ocasiones, una hembra grávida, aparentemente parece no estarlo. Las iguanas hembra en esta etapa se alimentan menos, incluso llegando a presentar anorexia. En general la anorexia se hace evidente de 4 a 6 semanas antes de desovar, ya que los huevos en formación, ocupan tanto espacio en el celoma que, literalmente, impiden que el estómago contenga alimentos (López, 1993). El calcio es fundamental durante esta etapa, ya que la iguana lo utiliza para formar las cáscaras de los huevos, por lo que sus huesos pueden experimentar una disminución considerable del calcio. La enfermedad metabólica de los huesos es común en hembras grávidas. Para anidar las hembras buscan lugares arenosos cercanos al agua, donde ovopositan algunas semanas después del apareamiento (López, 1993; Hatfield, 2000). Otra conducta que se presenta cuando la iguana hembra está grávida, es el hecho de que constantemente esté excavando o intentando excavar. En estado silvestre las hembras cavan túneles en el suelo donde depositan los huevos. Es por ello que muchas iguanas grávidas pasan largo tiempo intentando encontrar un sitio donde excavar y depositar sus huevos, Otros síntomas menos evidentes son: ausencia de defecación, nerviosismo, apatía, aumento del diámetro corporal, etc.

La incubación de los huevos ocurre depositándolos en hendiduras de terreno arenoso, generalmente cerca de una fuente de agua. La hendidura o hueco suele tener de uno a dos metros de longitud y generalmente está a unos 60 cm. De profundidad. Aproximadamente una semana antes de la puesta de huevos, la hembra dejará de comer y gradualmente aumentará su ingestión de agua hasta que solo esté subsistiendo de este líquido. La hembra ovopositara sus huevos por pares durante un periodo aproximado de cinco horas. El intervalo entre la puesta de cada par de huevos aumenta a medida que avanza el periodo de cinco horas. La ovoposición puede ir desde 6 hasta 85 huevos o màs. Una puesta promedio de huevos de iguana puede constar de unos 30 huevos (López, 1993; Hatfield, 2000).

En la naturaleza las iguanas ovopositan alrededor del mes de febrero, y la incubación dura hasta abril y mayo. Los huevos tienen unos 3.2 cm. de longitud y un diámetro de unos 2.5 cm, pesan menos de 10 g cada uno. Todos los huevos se incuban casi al mismo tiempo. Las iguanas crías eclosionan del cascaron sin ayuda de sus padres. Miden unos 20 cm. de longitud en el momento de su nacimiento, Cabe destacar que la temperatura durante la incubación de huevos de iguana no influye en el sexo de las crías como ocurre en los cocodrilos.

Signos de enfermedad en iguanas

Aunque me gustaría ahondar más en este tema, hay que recordar que siempre se debe acudir a un Veterinario con experiencia en reptiles, de tal forma que solamente mencionare algunos signos que indican la necesidad de atención médica inmediata:
- Reducción en el consumo de alimento.
- Cambios en los patrones de conducta rutinarios.
- Secreciones por boca, orificios nasales ó cloaca.
- Cojera.
- Inflamación de cualquier región del cuerpo.
- Temblor, debilidad o parálisis muscular.
- Cambios en los patrones de sueño, de coloración o de apariencia corporal.

¿Se tiene que vacunar y desparasitar?

No hay vacunas para iguanas, en cambio, sí que es muy recomendable desparasitarlas una vez al año contra parásitos internos. Lo mejor es hacer un examen coprológico (de los excrementos) y determinar qué parásitos tiene para poder proporcionarle el tratamiento más correcto.
También pueden tener parásitos externos como ácaros o garrapatas. En este caso sólo es necesario desparasitar si el animal está infectado. Los ácaros se suelen coger de los troncos que se ponen para decorar el terrario, por eso es recomendable comprar siempre los troncos en tiendas especializadas y no adquirirlos de la naturaleza. Aún y así, es mejor lavarlos bien con agua y cloro antes de introducirlos en el terrario.

Literatura consultada

Arcos-García JL, Cobos Peralta MA, Reynoso Rosales VH, Mendoza Martínez GD, Ortega Cerrilla ME, Clemente Sánchez F. 2002. Caracterización del crecimiento de la iguana negra (Ctenosaura pectinata) en cautiverio. En Veterinaria México, Vol. 33, No. 4.

Arcos-García JL, Reynoso VH, Mendoza GD, Hernández SD. 2005. Identificación del sexo y medición del crecimiento en iguana negra (Ctenosaura pectinata) en las etapas de cría y juvenil, en Veterinaria México. Vol. 36, No. 1.

Casiano González Cesar. 2006. ENCIERROS E INSTALACIONES PARA UMAS INTENSIVAS DE IGUANAS. En Memorias de la IX Reunión Nacional sobre Iguanas: 15- 22.

Lara-López Ma. Del Socorro y González-Romero Alberto. 2002. Alimentación de la iguana verde Iguana Iguana (Squamata: Iguanidae) en la Mancha, Veracruz, México. En Acta Zool. Méx. (ns):139-152.

Pulido RJ, Mendoza MA y Serrano GS. 2006. REPRODUCCIÓN DE IGUANAS. En Memorias de la IX Reunión Nacional sobre Iguanas: 23-

Reynoso Rosales VH, Corona J de J, Abdalá S, y Pulido J. 2010. Iguanas. En Herpetófilos, año 2, no 11: 13-17.

Suazo Ortuño Ireri y Alvarado Díaz Javier (1996): Iguana Verde. Manual de Conservación y Manejo. Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Facultad de Biología. México.

Yarto Jaramillo E. Generalidades de medicina y manejo de la iguana verde (Iguana iguana), En Memorias del Noveno Congreso Veterinario de León.

Páginas en internet:

www.vetex.es

    Fecha y hora actual: Vie Oct 24, 2014 5:16 am